Prestamistas Particulares


¿Qué son los prestamistas particulares?

Los prestamistas particulares o personales son personas dispuestas a invertir en los préstamos. Atraídos por la rentabilidad que pueden sacar a sus ahorros deciden prestar dinero a otros particulares o empresas. Para contactar con la otra parte y asegurar los procesos legales se sirven de empresas intermediarias que realizan esta labor.

El Ministerio de Consumo se ha encargado de realizar un registro de estas entidades para evitar cualquier tipo de fraudes tanto a los prestamistas como a los prestatarios.

¿Cómo funcionan los préstamos entre particulares?

El funcionamiento es muy sencillo. Una vez que una persona necesita un crédito se pone en contacto con la empresa intermediaria correspondiente. Esta le exige la documentación sobre la garantía que va a aportar, una propiedad libre de cargas. Si todo está en regla la empresa se pone en contacto con uno de sus invesores para que financie la operación. Una vez prestamista y prestatario firman ante notario el contrato de préstamo, especificando las condiciones, el dinero se devolverá mediante cuotas mensuales según lo acordado. Este proceso no se demora más de 72 horas y tan solo requiere de una propiedad como garantía de la operación. Los tipos de interes rozan el 20% por lo que conviene usar esta vía de financiación para casos de urgencia.